Jueves, 9 Enero, 2020

La noticia del día

La Sonrisa de la victoria vietnamita

 

Entre los héroes y heroínas de la revolución vietnamita destaca una muchacha de sonrisa serena y apacible, que con apenas 20 años se enfrentó cara a cara al enemigo, y cuya historia ha pasado de generación en generación por la valentía de sus actos. No cabe dudas, Vo Thi Thang, quien naciera el 10 de enero de 1945, sigue siendo un ejemplo destacado del patriotismo.

Su historia es globalmente conocida. Desde niña se integró a las milicias de autodefensa en su provincia natal Long An y luego participó en el movimiento juvenil de resistencia antimperialista, en preparación para la Ofensiva General del Tet de 1968. En ese periodo, fue arrestada por las fuerzas invasoras y condenada a 20 años de prisión.

Después de escuchar el veredicto del tribunal militar auspiciado por el régimen títere pro americano de Saigón, dijo con una sonrisa a los jueces que seguramente ese gobierno no se prolongaría hasta que se cumpliera la sentencia. Un fotorreportero japonés capturó el momento de la profecía, que se convirtió en la obra inmortal “La sonrisa de la victoria”.

La firme convicción en la causa del Partido y la nación vietnamita le ayudaron a superar todos los obstáculos en las prisiones enemigas, incluyendo la de Con Dao, también llamada “Infierno en la tierra”.

Cuando se logró la liberación del Sur y la reunificación nacional en 1975, Vo Thi Thang fue excarcelada y por sus grandes contribuciones a la Revolución, fue condecorada con las Órdenes de Independencia y de Trabajo, entre otras distinciones.

Con una militancia de cuatro décadas en el Partido, se desempeñó en dos mandatos como miembro del Comité Central y diputada al parlamento, vicepresidenta de la Unión de Mujeres y jefa de la Administración Nacional de Turismo.

Vo Thi Thang también estuvo muy cerca de los cubanos. En 1975 visitó La Habana y se reunió con la presidenta de la Federación de Mujeres y heroína cubana Vilma Espín. Tres años más tarde repitió su visita para participar en el XI Festival de la Juventud.

Asimismo, a finales de la década de los 90 tuvo la oportunidad de conocer la Escuela Primaria que lleva su nombre en el municipio habanero de Playa, y en la que cada año se le rinde homenaje por su total entrega a la obra de la solidaridad.

Hasta el 2003 ocupó la presidencia de la Asociación de Amistad Vietnam-Cuba. Por su responsabilidad al frente de la Asociación, Vo Thi Thang participó en numerosas actividades de solidaridad vietnamita con causas tan justas, como el apoyo al fin del bloqueo norteamericano contra Cuba. Sus expresiones a favor de la Revolución fueron contundentes y por tal motivo nuestro país le otorgó las Órdenes de la Amistad y la de Ana Betancourt.

Conocida en todo el mundo por su “Sonrisa de la Victoria”, esta revolucionaria de indoblegable espíritu constituye un símbolo de la heroicidad de la mujer, un ejemplo del espíritu indomable y el optimismo revolucionario del pueblo de Vietnam, y una fuente de inspiración para las nuevas generaciones de cubanos y vietnamitas. (Fuente: Granma 28 de agosto de 2014)

Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos © 2011
Dirección de Información y Análisis