Miércoles, 5 Diciembre, 2018

De la solidaridad

Médicos cubanos cumplen 20 años en Haití

Puerto Príncipe.- Fue conmemorada aquí la llegada a Haití hace 20 años de un centenar de médicos y otros especialistas cubanos de la salud para atender a víctimas del huracán George, que segó la vida a unas 400 personas.

Nacía así la Brigada Médica Cubana, uno de los sueños del comandante en Jefe, Fidel Castro, y otra muestra de la solidaridad de la mayor de las Antillas con naciones vulnerables del planeta.

Aquí estaban cuando el fatídico terremoto de 2010 que causó la muerte a unas 300 mil personas, hirió a otras 250 mil y obligó a millón y medio de ciudadanos a vivir en campamentos de desplazados.

También cuando el cólera, enfermedad introducida por los soldados nepalíes de la Misión de Naciones Unidas para la Estabilidad de Haití, y que hasta el momento cobró unas 10 mil vidas.

Evelio Betancourt, coordinador general de la Brigada Médica Cubana, dijo a Prensa Latina, que estas dos décadas han significado muchísimo para los dos pueblos, y agregó que 'la historia nos unió un poco tarde en el sentido de la colaboración médica', pero los aportes realizados en la esfera de la salud son incalculables.

Asimismo, señaló que casi 30 millones de casos vistos, 577 mil 421 intervenciones quirúrgicas, 178 mil 104 partos realizados y 185 mil 828 pacientes rehabilitados, son algunos resultados de estos años de trabajo.

Para Patrick Delci, médico graduado en Cuba, el impacto es algo extraordinario, es algo palpable, 'y una de las mejores cosas que ha hecho esa colaboración es que mientras ustedes nos están brindando su apoyo, y dejando sus casas, ustedes nos han formado'.

Hasta la fecha unos mil 59 profesionales de la salud haitiana culminaron sus estudios en la Isla, que luego se suman a los más de 600 colaboradores que prestan sus servicios en los 10 departamentos de Haití, distribuidos en 51 posiciones médicas y 21 Hospitales Comunitarios de Referencia.

'El principal reto que tenemos es fortalecer la atención primaria', precisó Betancourt, y señaló que desde hace tres años no muere un niño o una embarazada en las posiciones donde trabajan los médicos cubanos.

'Cuba para mí es un símbolo de unidad, de valor', subrayó a esta agencia Drisma Pierre, primer graduado integral de la Escuela Latinoamericana de Medicina, y añadió emocionado que 'Cuba no ha dado lo que ha sobrado, Cuba ha compartido lo poco que tiene'. (pl)

Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos © 2011
Dirección de Información y Análisis