Lunes, 5 Febrero, 2018

De la solidaridad

Motorista solidario ruso siempre está acompañado

Visita de Oleg Kharitonov al ICAP

Por: Iliana García Giraldino Fotos: Orlando Perera (Siempre con Cuba/ICAP)

Oleg Kharitonov, el motociclista ruso que viaja por el mundo promoviendo la amistad, a pocas horas de finalizar en Cuba su viaje número70, reiteró al pueblo de la Isla su agradecimiento por la cálida acogida que le brindó en el recorrido por varias provincias, dedicado al aniversario 90 del natalicio del Comandante Ernesto Che Guevara.

Kharitonov llegó este lunes en su moto a la sede del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) donde fue recibido por su vicepresidente primero, Elio Gámez Neyra; por el Héroe de la República de Cuba y primer cosmonauta latinoamericano, Arnaldo Tamayo Méndez e Ibis Albisa González, funcionaria del ICAP.

El joven ruso, sonriente y comunicativo, habló de sus experiencias en la Isla “ha sido una gran satisfacción, pienso que a partir de este viaje se fortalece la amistad, nuestros pueblos tienen que seguir unidos por siempre, especialmente en la cultura, no hay nada mejor que la cultura para unir a la gente”, remarcó.

Tenemos una tarea común por delante: profundizar y continuar nuestras relaciones, lo que debemos hacer de conjunto, dijo, “mano a mano, haremos este tipo de actividades, y como las hacemos unidas, digo ¡felicidades! para todos nosotros”.

En el intercambio en el ICAP, Tamayo Méndez, también presidente de la Asociación de Amistad Cuba-Rusia, aludió al origen y desarrollo de estos vínculos que llegan al presente cada vez más fortalecidos, y se refirió a hechos históricos como la participación de rusos en las tropas mambisas y de cubanos en la Segunda Guerra Mundial junto a los soviéticos.

Kharitonov dijo percibir “que los cubanos quieren a Rusia, es un ejemplo de amistad de corazón, estoy convencido de que nuestros pueblos están unidos, eso se siente en Cuba”, subrayaba tras su viaje de unos tres mil kilómetros por la Isla.

Al reiterar su satisfacción por el recorrido -en el que sostuvo encuentros y visitó centros que llevan nombres rusos- señaló “hay buen clima, no hay congestión en las vías, es cómodo para los moticiclistas y la gente es muy hospitalaria”.

En particular evocó su llegada a Santa Clara, la ciudad del Che, cuya figura es importante e inspiradora para él; y la estadía en Santiago de Cuba donde “me dieron una gran bienvenida”, recordando que a su paso lo saludaban con cariño. Y dirigiéndose sonriente a Tamayo Méndez señaló: “me sentí allí como cuando el cosmonauta regresa a su casa”.

En la Ciudad Héroe experimentó la cuidadosa atención que brindan los servicios médicos ya que estuvo ingresado por breve tiempo, mientras en Santa Clara una familia ruso-cubana lo cuidó como a un hijo, según sus propias palabras.

Al finalizar el encuentro en el ICAP insistió en enviar mensajes de agradecimiento al pueblo de Cuba; a los rusos residentes que lo apoyaron y a su embajada; a los compañeros del ICAP, al Club de motociclistas santiagueros “y a todos los que trabajan por fomentar esta amistad”.

Junto a Kharitonov se encontraba el diplomático ruso Stanislav Shirokov quien refería que su compatriota en pocos días parte de La Habana hacia México para su periplo por Norteamérica que finalizará en Alaska. En agosto próximo en Moscú dará por finalizada esta aventura iniciada en el año 2014 y que lo ha llevado hasta ahora a 70 naciones en una ruta de más de 150 mil kilómetros.

En el ICAP se despedía Oleg Kharitonov, nombrado por medios de prensa en algunos países como el motorista ruso “solitario”. Errado calificativo. Es realmente “solidario” pues ha demostrado que de manera permanente está acompañado por los sentimientos de hermandad de las personas de buena voluntad en el mundo.

Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos © 2011
Dirección de Información y Análisis